Bentley S2 1961

Hace algún tiempo nuestro equipo realizó una restauración completa de este magnífico Bentley S2 de 1961 para dejarlo en perfecto estado.

El vehículo fue importado de USA y antes de comenzar con todo el proceso se realizó un estudio minucioso para valorar el nivel de óxido del vehículo, y el estado de los elementos mecánicos así como los interiores. 

Como en cualquier restauración el paso siguiente fue el desmontaje completo del vehículo separando por completo la carrocería del chasis, para así tratar por separado ambos elementos y hacer que el proceso fuera mejor.

Sacamos el motor y nuestro equipo mecánico comenzó con toda la restauración mecánica mientras el equipo de chapa se puso manos a la obra.

Comenzaron con el arenado del chasis y carrocería, utilizando nuestra herramienta gira-carrocerías, realizando un decapado minucioso y así dejar toda la chapa en su estado original, sin imprimaciones ni restos de pintura.

Las partes oxidadas se restauraron a mano, fabricando las piezas necesarias y reparando el resto. Preparamos el vehículo para el proceso de pintura aplicando el sellador Epoxy, para así proteger la nueva chapa de la oxidación y de los agentes corrosivos.

El primer paso en el proceso de pintura fue pintar los bajos de la carrocería por completo de color negro. Después seguimos pintando el hueco motor, maletero e interiores para seguir con el techo que sería de color negro. Después pintamos la zona de bienvenida y ya todo el exterior del vehículo de color dorado.

 Los accesorios se restauraron por completo tratando el óxido y se imprimaron y pintaron de sus colores originales. Las maderas se trataron especialmente para que quedaran totalmente originales.

Una vez finalizado todo el proceso de restauración de chapa y pintura el equipo mecánico se puso con el aspecto electrónico realizando la instalación completa con relés y fusibles nuevos y con cables ignífugos para aumentar la seguridad. El resto de elementos como bisagras, tornillería, latiguillos y piezas mecánicas fueron tratados con un tratamiento de zincado, evitando así en un futuro la corrosión.

Una vez finalizada la restauración mecánica y realizada toda la instalación eléctrica y electrónica del vehículo pasamos a tapicería donde siguiendo los patrones originales del vehículo se retapizó por completo con piel de máxima calidad.

Se restauraron además techos, moqueta, paneles de puerta etc.

Finalmente montamos el vehículo y realizamos las comprobaciones pertinentes para asegurar su buen funcionamiento.

El resultado a la vista está, un clásico inglés en un estado fantástico y listo para rodar y disfrutarlo.