Mercedes-Benz 560SL

Como en cualquier restauración que realizamos en nuestro taller, antes de comenzar realizamos una evaluación minuciosa para comprobar las necesidades del vehículo y así comenzar con su desmontaje completo. Una vez analizado tanto nuestro equipo como el cliente consideró necesaria realizar una restauración completa de chapa y pintura así como de tapicería. Respecto al tema mecánico se decidió respetar su estado, ya que el vehículo funcionaba a la perfección y todos los elementos mecánicos estaban en buen estado.

Comenzamos desmontando por completo el vehículo para comenzar la restauración de chapa y reparar y lijar todas las imperfecciones y abolladuras que este coche clásico presentaba. Una vez realizado todo este proceso por parte de nuestro equipo de chapa procedemos a aplicar la imprimación de alto espesor, paso básico en cualquier restauración de coche, para así preservar el vehículo de cualquier tipo de corrosión en el futuro. El siguiente paso fue pintar todos los interiores del vehículo, zonas de bienvenida, hueco motor y maletero del color rojo original.

Después de estos dos pasos procedemos a lijar a mano con tacos especiales la imprimación. Utilizamos el taco duro para eliminar cualquier marca de agua o imperfección que puede dejar la aplicación del aparejo alto espesor, y el taco redondo para las zonas más más difíciles. Y después utilizamos un taco más blando para terminar el proceso.

Una vez terminado este trabajo, que realizamos en proyectos especiales en los que se desea conseguir una pintura espejo, procedemos a pintar todo el exterior del vehículo con pintura base agua. Desde el primer momento nuestro cliente quería que durante la restauración se respetaran todos los parámetros originales del coche, por lo que pintamos este clásicos de su color rojo original. Seguidamente procedemos a aplicar la capa de lacado.

El siguiente proceso, para conseguir el acabado espejo de la pintura, es lijar de nuevo para así volver a aplicar una segunda capa de barniz. Después de dejar secar dos semanas el barniz comenzamos, en esta técnica se utilizan tacos duros de metraquilato, muy utilizados en las restauraciones de concurso de EE.UU, y otros tacos más blandos siempre utilizando agua y jabón para evitar la agresión. Con esto conseguimos dejar totalmente homogénea toda la superficie, sin ninguna marca de agua ni poro. Después volvemos a relacar el vehículo con barniz de alta gama.

De nuevo realizamos un proceso de lijado de una lija más fina a una más gruesa (P.1000 – P.6000). En el enlace que podéis ver detalladamente en vídeo todo este proceso meticulosamente explicado. Como mencionamos al inicio esta restauración era un proyecto muy especial, ya que nuestro cliente quería que el resultado final del vehículo fuera de concurso, de ahí que hayamos utilizado todo este proceso de lijado.

Para cerrar el apartado de chapa y pintura acabamos con el pulido en tres fases, aquí utilizamos los productos de nuestro proveedor 3M. Con este último procedimiento conseguimos el resultado final de la pintura, el brillo espejo que hemos buscado durante toda la restauración.

Damos paso al proceso de restauración de toda la tapicería e interiores. Todos los elementos se restauraron por completo, algunos reparándolos y otro sustituyéndolos por otros originales de fábrica. Respetamos en todo momento los patrones originales de tapicería, de esta forma tapizamos asientos, paneles de puerta, techos, moqueta con materiales de alta calidad y originales.

El resultado fue un coche clásico de concurso, listo para rodar y disfrutar por su propietario.