Dodge Charger 1973

A comienzos del 2015 adquirimos este coche, un mítico ‘muscle car’ que en su época marcó un antes y después, y que actualmente es un clásico muy valorado por los amantes de este tipo de vehículos y de la velocidad.

Debido al estado del coche decidimos realizar una restauración completa de carrocería, chapa, pintura, mecánica, electrónica y electricidad y tapicería. El proceso completo duró aproximadamente 12 meses y el equipo empleó aproximadamente un total de 1.000 horas de mano de obra. En JJDluxegarage contamos los mejores profesionales en el sector y realizamos todo el proceso de restauración sin necesidad de subcontratar, lo que permite un control de calidad a cada paso y garantiza el resultado final. Esto nos permite mostrar paso a paso todo el proceso, comenzamos:
 
En primer lugar desmontamos el coche por completo de manera rigurosa. Procedimos a lijar el vehículo para eliminar la pintura anterior y reparar pequeños golpes, abolladuras y óxidos con tratamientos de anticorrosión. Una vez realizado todo este proceso seguimos con la imprimación tanto del en el exterior como en el interior, protegiendo así  la chapa de la oxidación y la corrosión.

Terminado este paso volvimos a lijar completamente el vehículo y comenzamos el proceso de pintura, tanto de interiores como el exterior, con la pintura original de la marca Dodge para que el resultado fuera lo más original posible. De nuevo una vez pintado volvemos a lijar y procedemos a realizar el diseño de los dibujos laterales y su posterior pintado. Finalmente lacamos el vehículo dentro de la cabina de pintura libre de partículas, como polvo o suciedad, haciendo así que el vehículo quede perfecto. Después de dejar secar el vehículo el tiempo necesario se inició el proceso del montaje de todos los elementos de la carrocería ya restaurados y pintados.
 
Una vez completado el proceso de reparación de chapa y pintura nos pusimos manos a la obra para comenzar con temas mecánicos. Restauramos el motor por completo, sustituyendo juntas, latiguillos y demás elementos con piezas Moroso de alta competición dando como resultado un motor 454 preparado que alcanza los 350CV de potencia. A todos los elementos de mecánica como es la tornillería y demás piezas les aplicamos un tratamiento de zincado cumpliendo con todas las exigencias de calidad e I+D+i, para evitar la corrosión y aumentar su resistencia al desgaste, y conseguir un excelente resultado estético.
Seguidamente el equipo de electrónica y electricidad comenzó a trabajar con el sistema eléctrico del vehículo, interiores, faros, pilotos, accesorios etc. Para comprobar que todo funcionaba a la perfección realizamos distintas pruebas.
 
Terminado todo este proceso sólo quedaba la instalación de los nuevos interiores tapizados por nuestro departamento con piel de la mejor calidad y el montaje de los accesorios y nuevos asientos.
 
El resultado un increíble coche de carreras perfectamente restaurado y listo para rodar, sólo apto para amantes de los clásicos y deportivos.