Mini 1992

El Mini ha sido uno de los vehículos más longevos de la historia, habiéndose producido desde 1959 hasta el año 2000 prácticamente sin cambios pero eso sí, bajo distintas marcas. 

En JJDluxegarage adquirimos un Mini clásico del año 1992 y nuestro equipo comenzó su restauración para dejarlo como nuevo. 

El primer paso, como en todas las restauraciones que en JJDluxegarage realizamos, es un estudio previo para ver el estado del coche y así decidir el tipo de restauración que a efectuar. El coche necesitaba una restauración completa de chapa y pintura, para reparar zonas oxidadas, así como una restauración de tapicería e interiores ya que estaban bastante deteriorados. Respecto al tema mecánico estaba en buen estado, por lo que la restauración en este aspecto fue mínima. 

Comenzamos desmontando por completo el vehículo para comenzar a restaurar las zonas oxidadas. Nuestro equipo de chapa fabricó a mano las partes nuevas de las zonas que estaban muy estropeadas.

Seguimos con los bajos, a los que también aplicamos antigravilla para así eliminar todo el óxido y dejarlos perfectos. Después los pintamos de color rojo original Mini acorde con el resto del vehículo. 

En el proceso de body work, restauramos a mano varias zonas, fabricando las piezas necesarias y reparando el resto. Los paneles de las puertas se sustituyeron por otros nuevos originales. Una vez finalizado todo el proceso, que conlleva varios días para dejar el coche en perfecto estado, procedimos a aplicar el sellador Epoxy y masilla para salvaguardar toda la carrocería de posibles óxidos.

El siguiente paso fue pintar todos los interiores del vehículo, tanto hueco motor del color original, así como el maletero, habitáculo interior, zona de bienvenida, puertas, portón y capó todo del color original del coche. 

Seguimos con la pintura del exterior de la carrocería y techo. Todo el exterior lo pintamos de rojo original y el techo de color blanco para después aplicar un vinilo decorativo. Al capó del vehículo se le añadieron dos franjas blancas de la misma tonalidad del techo, para darle un aspecto más deportivo.

Fabricamos unos ensanches en el paso de rueda para aplicar una nueva moldura y los neumáticos y llantas nuevos.

Muchos de los accesorios fueron sustituidos por otros nuevos como son la tapa de gasolina, faros antiniebla delanteros, pilotos traseros, llantas, retrovisores, gomas de puertas y cristales, lunetas... todo siempre original. 

El equipo de mecánica se encargó de poner a punto todos los elementos mecánicos y reparar los que fueron necesarios. El motor además se limpió y se pintó para que quedara perfecto y se puso a punto. 

En lo que respecta a tapicería realizamos la restauración completa de los interiores, asientos, techos, paneles de puerta, salpicadero, suelos... Todo ello empleando materiales de alta calidad y personalizando zonas como el salpicadero, asientos y varios accesorios más.

El último paso fue el montaje, ajuste y puesta a punto del Mini. Realizamos las pruebas de comprobación pertinentes para que todo funcionara a la perfección. 

Como podéis ver el resultado fue increíble, un gran trabajo que deja esta joya de la automoción lista para rodar por cualquier carretera.